Más y más cervezas sin gluten

A los pocos meses del diagnóstico descubrí que había tres cervezas sin gluten: daura, ambar y ambar green (sin alcohol). Después descubrí las cervezas sin gluten de importación y poco a poco la lista que empecé que elaborar ha ido creciendo y creciendo de manera que ya son:

¡¡52 variedades de Cerveza Sin Gluten, 
de 32 marcas diferentes!!


Parece mentira pero la lista de cervezas sin gluten sigue creciendo... Las últimas incorporaciones han sido:

Peter Pale and Mary, una nueva variedad del cervecero Mikkeller. Podéis encontrarla en internet y en Madrid en la tienda de cervezas de importación: www.labirratorium.com (muy cerquita de Confitería Marqués).
Perfecta para los que les gusta la cerveza de estilo americano, de baja fermentación.


Los celiacos mejicanos ya tienen una cerveza sin gluten elaborada con ágave, que se llama Vida Latina. En su web indican numerosos puntos de venta. www.vidalatina.com.mx

To Øl Reparationsbajer, es una cerveza sin gluten de dinamarca, de marcado estilo americano que podemos comprar en internet. www.to-ol.dk
Gracias al "anónimo" que me habló de ella en el blog. ;)

Tweason'ale - Dogfish ale house, es una cerveza artesanal de Estados Unidos.
Lo más curioso es que está elaborada a partir de fresas. Sin duda tiene que estar muy buena. www.dogfishalehouse.com

La nueva cerveza sin gluten de Cerex Kiwi-Lima. Los extremeños ya tenían en el mercado una cerveza sin gluten a base de sorgo, que personalmente no me gustaba, pero ahora le han añadido kiwi y lima. Estoy deseando probar este cambio, seguro que ahora es super refrescante. www.cervezacerex.com


Además, el otro día se publicaba en la prensa que la Cerveza La Salve Bilbao, renace de nuevo y entre sus proyectos está el desarrollo de una cerveza sin gluten. Y quién sabe si en breve tendremos una Mahou sin gluten, una San Miguel, una Heineken... 

Os recuerdo que podéis consultar el listado completo de cervezas sin gluten y que podéis valorar y puntuar aquellas que habéis probado tanto a través del blog como de la app de Cervezas Sin Gluten.



Escrito por Ricardo (Celiaco a los 30). 22/11/2014

Churros sin gluten en Madrid. Maestro Churrero.

Hace unas semanas recibí un email de Maestro Churrero que me informaba de la novedad: "Churros Sin Gluten en una de las churrerías más famosas del centro de Madrid". Me hizo mucha ilusión pero como siempre hago antes de compartirlo les escribí para que me contaran dónde y con qué se elaboran los churros, si se fríen a parte, contaminación cruzada, si el chocolate es sin gluten ... (eso que todos deberíamos preguntarnos antes de comer en un sitio nuevo).
Los churros se elaboran en un obrador donde sólo se trabajan productos sin gluten, y en la churrería se fríen a parte para evitar la contaminación cruzada. El chocolate a la taza es también sin gluten. En el caso de los los cafés se puede pedir con leche sin lactosa o leche vegetal. 
Una vez aclarados esos aspectos y satisfechas mis dudas celiaquiles lo publiqué en twitter y quedó clara una cosa: Los celiacos teníamos ganas de unos churros con chocolate. Y yo también, así que allí me fui.


Maestro Churrero está situado en la madrileña Plaza de Jacinto Benavente 2, donde cuenta con una gran terraza en la que recargar pilas con unos buenos churros con chocolate. www.maestrochurrero.com

Los churros sin gluten vienen perfectamente identificados en la carta y en la comanda que envían a cocina. En mesa no vienen identificados pero es bastante difícil confundirlos con los que tienen gluten ya los nuestros son más finos, y en caso de duda preguntad a los camareros que son muy simpáticos.

Esos churros calentitos, podéis acompañarlos con un riquísimo chocolate (sin gluten) o como hice yo con un café con leche sin lactosa.


Valoración Celiaco a los 30:

Os puedo asegurar que disfruté como un enano con mis churritos. Y también cada vez que alguno de vosotros compartía en las redes sociales su ilusión por la noticia.

Ver todos los comentarios: tweet 1 / tweet 2

Algunos ejemplos de esa ilusión compartida. Muchas gracias

Escrito por Ricardo (Celiaco a los 30). 21/11/2014

Vampiritos de Halloween. Sin Gluten y Sin Lactosa.

Ya os he contado otros años que en mi casa Halloween se celebra decorando con telarañas, películas de terror, comiendo chuches, preparando bizcocho de calabaza… Este año, he decido hacer un postre personal así que me fui de compras sin gluten.

Primero compré en Foody unos moldes para hacer bizcochitos tipo pantera rosa (mis añoradas panteras rosas), y también tienen colorantes, pastas, bolígrafos para fondant, nata vegetal…

Otro día me pasé por la tienda de Alma Cup Cakes donde descubrí un montón de chismes para hacer cupcakes y tartas, además de colorantes, saborizantes, esencias… En su web tienen un apartado específico sin gluten.

Y por último compramos mantequilla sin lactosa en Zona Sin donde tienen un montón de productos sin gluten y sin lactosa.




Los bizcochitos (6 bizcochitos)
  • 3 huevos
  • 90 gr de azúcar
  • 45 gr de aceite (yo usé oliva, pero puede ser girasol o mantequilla)
  • 90 gr de harina sin gluten (Dolci Schar)
  • Pizca de sal
Huevo con azúcar, tiene cuerpo.
Encendemos el horno a 200 ºC. Con una batidora de varillas o una amasadora mezclamos los huevos con el azúcar y la pizca de sal durante hasta conseguir una crema blanquecina con cuerpo. Al menos hay que batir durante unos 10 minutos, para que coja mucho aire, nos quede bien esponjoso y con cuerpo.

Después añadimos el aceite y la harina sin gluten. Integramos perfectamente con una lengua o con la batidora pero con cuidado de que no pierda aire. Este bizcocho es tipo bizcocho base de un brazo de gitano, no lleva levadura.

Llenamos los moldes hasta la mitad con la masa y los metemos en el horno. Yo no engrasé los moldes y salieron perfectos, pero podéis engrasarlos un poco. Es importante no abrir el horno durante el horneado.

Se hornearán en unos 8 minutos a 200ºC, cuando veamos que están marrón clarito apagamos y dejamos unos minutos con la puerta abierta. Después sacamos el molde, volcamos y dejamos que se enfríen sobre un rejilla.

Si los bizcochos han subido mucho y queremos que queden planitos, lo que hacemos es justo al sacarlos del horno apoyar sobre ellos una placa de horno para que se aplasten. Al estar calientes no se romperán y nos quedarán perfectos.


El relleno sangriento
¡Cómo me puse los dedos!
  • Nata vegetal 200 ml (Schlagfix)
  • Media cucharadita de colorante.
Nuestro bizcochos vampiritos van rellenos con nata vegetal montada y coloreada de rojo. Vertemos en un bol la nata vegetal que debe estar muy fría, añadimos un poco de colorante rojo y si quereos una cucharada de azúcar glasé. Con una batidora de varillas montará en unos minutos, adquiriendo la textura perfecta.

Con una jeringa o una manga pastelera rellenamos por la parte inferior los bizcochitos, que tienen que haberse enfriado completamente. No tengáis reparo en rellenar bien el bizcochito.



La capa del Vampirito: Cobertura de chocolate
  • 200 gr de chocolate negro (yo usé del mercadona)
  • 125 gramos de mantequilla sin lactosa MINUSL
Troceamos el chocolate y lo derretimos junto con la mantequilla en un cazo, al baño maría o en el microondas. Yo lo hago en el microondas a muy baja potencia y con mucho cuidado: metemos unos segundos y removemos bien, repetimos varias veces.

Colocamos los bizcochitos rellenos sobre una rejilla y poco a poco los bañamos con el chocolate para cubrirlos. Si no queda perfecto no pasa nada, se trata de que esté bueno y además de que sean un poco terroríficos.


Podéis inventaros vuestros rellenos, jugar con el colorante… por ejemplo unos bizcochitos rojos añadiendo a la masa una cucharadita del colorante, que como veis quedan muy vistosos. También pueden ser unos vampiritos alegres emborranchado los bizcochos con moscatel o un almibar con ron... Lo que se os ocurra.

Tened cuidado a la hora de elegir los ingredientes, aseguraos que son sin gluten. Sobre todo los colorantes, aromas y pastas de sabores. En caso de duda lo mejor es acudir a una tienda especializada.

Espero que os gusten y que paséis un Halloween de miedo. Si queréis que os eche una mano, ya sabéis donde esta…


Escrito por Ricardo (Celiaco a los 30). 31/10/2014

Unos días sin gluten por Cádiz

Aprovechando un puente, nos escapamos de nuestro Madrid para bajar a un territorio para nosotros desconocido: Cádiz. Ahora que lo conozco, siempre digo: "Cádiz, qué bonito y qué bien Cádiz". Si no habéis estado nunca, de verdad que merece la pena.

Como hicieron los fenicios allá por el siglo XII a.c. llegamos hasta Cádiz guiados por nuestro propio oráculo, y nos dejamos conquistar por su gente, su pescaito, sus calles, su inmensa luminosidad, sus playas, sus atardeceres...


:: Sanlúcar de Barrameda

Taberna Cabildo fue nuestra primera parada, antes incluso de pasar por el apartamento en Caños de Meca. Los comentarios en otros blogs y las fotos de esta taberna fueron nuestro verdadero motivo para visitar Cádiz. ¡Yo quería comer ese pescaíto frito!


Esta taberna gaditana es un auténtico paraíso para los celiacos, con su pescaíto frito, su gazpacho, su salmorejo, su marisco (que ni oler porque soy alérgico) y su cervecita… una p* maravilla.

Detrás de este gran sitio está Cocina con Baru, cuyo hijo es celiaco. Se puede comer casi de todo lo que hay en la carta, con total seguridad porque conocen a la perfección la dieta sin gluten. De hecho la cocina de la taberna es sin gluten, y los platos con gluten los elaboran en otra cocina separada. Sin lugar a dudas, bien vale un viaje hasta Cádiz solo por comer en esta terracita.

Taberna Cabildo.
Plaza del Cabildo s/n.
Sanlúcar de Barrameda


En Caños de Meca básicamente lo que hicimos fue disfrutar de la playa, del sol, de las rocas... que una vez satisfecho el capricho del pescaíto es a lo que veíamos a Cádiz: a disfrutar. Aún así tuvimos tiempo de visitar otras localidades y descubrir sitios sin gluten.

:: Cádiz

Nos sorprendió esta ciudad, por desgracia yo creo que desconocida. Cargada de historia, con huellas de lo que fue y de todas las civilizaciones que pasaron por allí: fenicios, romanos, cartagineses, visigodos, bizantinos, musulmanes, vikingos, cristianos... de numerosos hitos históricos como la apertura al comercio exterior, viajes de Colón, las escaramuzas con los piratas y los ingleses, la constitución de 1812... 

Abrumados por tantas cosas nos tomamos una cervecita sin gluten en el la Plaza de Candelaria en Código de Barra. Según me han dicho también tienen opciones para comer, pero no lo pude comprobar porque la cocina abre a las nueve de la noche (tampoco me dio mucha confianza).

También visitamos Barra Sie7e en el paseo marítimo, donde cuentan con cerveza y varias tapas sin gluten identificadas en la carta. Eso sí, con unos precios un poco elevados.


:: Véjer de la Frontera

Paseamos entre sus casas blancas, callejando por los sinuosos barrios de estilo árabe protegidos por las murallas y el castillo. Y así llegamos al Asador La Brasa de Sancho.

Situado en la calle Sancho IV, 1 cuenta con un encantador patio interior y una terraza mirador desde la que contemplar el bullicio de la Plaza de España, llena de restaurantes y mucha vida.

Disponen de varios platos sin gluten como ensaladas, mejillones con varias salsas, carnes y pescados. Si bien, es necesario preguntar por el encargado para que te indique los platos aptos. No disponen de pan, postres ni cerveza.


:: Jerez de la Frontera

En la ruta de regreso paramos en Jerez, para comer en la Pizzería La Roma. Dispone de una amplia carta sin gluten con pizzas, patatas fritas con varias salsas, pasta y postres. Las pizzas estaban buenísimas y las preparan a parte cuidando que todo sea correcto.


Detrás de las bases de las pizzas sin gluten se encuentra Carmen del blog Mis Celirecetas, deciros que nos encantaron y nos dio pena no poder saludarla en persona pero tendremos oportunidad la próxima vez que bajemos a Cádiz, porque seguro que bajaremos.


Pizzería La Roma
Cruz Roja 13, Jerez de la Frontera


En la provincia de Cádiz podéis encontrar otros muchos restaurantes con opciones sin gluten, como por ejemplo Al Solito Posto en Zahara de los Atunes, que visitaremos en la siguiente escapada. Y en cualquier caso, Cádiz cuenta con magníficos restaurantes, bares, tabernas en los que disfrutar de platos sin gluten como los pescados y carnes a la brasa.

Para nosotros Cádiz ha sido un gran descubrimiento. Nos encantaron todos los sitios en los que estuvimos, nos quedamos con ganas de ver más, no queríamos despegarnos de esas playas, de ese cielo azul intenso, de esos atardeceres, de esa luminosidad que lo rodea todo, de ese ambientillo relajado.. ¡Qué nos gusta Cai!



Más información:

Escrito por Ricardo (Celiaco a los 30). Mayo de 2014

Cereales Nestlé Cornflakes Sin Gluten

Los celiacos y sensibles al gluten estamos de enhorabuena ya que a finales de octubre podremos encontrar en los supermercados los nuevos cereales Cornflakes Sin Gluten de Nestlé.

Para asegurar que sean "Sin Gluten" Nestlé selecciona las materias primas y controla la cadena de producción evitando la contaminación cruzada con trigo y otros cereales. De hecho elabora los cereales en líneas de producción independientes, dedicadas en exclusiva a este producto.

Por supuesto, estos cereales no llevan malta de cebada, pero han conseguido que la textura y sabor sea igual o mejor que otros cereales de maíz (con gluten) del mercado. Además están enriquecidos con vitamina B6, ácido fólico, riboflavina (B2), niacina y ácido pantoténico. 

En cuanto al precio, Nestlé indica que sus cereales tendrán un coste de menos de 0,20€ la ración.


En últimos años muchas marcas de referencia están analizando y etiquetando sus productos para indicar que son Sin Gluten, incluso muchas de ellas están lanzando sus propios productos en versión sin gluten. Esto implica por una lado una concienciación en las propias empresas, que nos consideren un mercado atractivo y por lo tanto inviertan en el desarrollo de productos de calidad, con gran sabor y textura, y por supuesto garantizando que sean aptos para celiacos controlando las materias primas, la producción, envasado... Sin duda, una gran noticia para todos pues nos abre a nuevas opciones, cada vez mejores, e incentiva que otras marcas también lo hagan. Todo eso se nota en el supermercado, cualquiera de nosotros observa con alegría como los logos "sin gluten" abundan en todas las estanterías del supermercado y gracias a la normativa actual con garantías.

Al igual que a muchos otros bloggeros del mundo sin gluten, Nestlé ha tenido la consideración de enviarme un paquete de sus cereales y un bol personalizado. ¡¡Muchas gracias!! #SinGlutenMorning


Escrito por Ricardo (Celiaco a los 30). 18/10/2014

Día Mundial del Pan / World Bread Day 2014


Hoy es el Día Mundial del Pan / World Bread Day y lo celebro uniéndome a la iniciativa del blog www.kochtopf.me

El blog www.kochtopf.me lleva desde el año 2006 convocando esta gran celebración, si os interesa aquí tenéis las ediciones anteriores. Si queréis participar, aquí tenéis la información.

Así mismo, este día también es un toque de atención a nuestras conciencias ya que se conmemora el día de la alimentación y por desgracia ligado a la hambruna que muchas personas padecen en el mundo.



Pan Faustino

"Come pan. siempre hay que comer con pan" Esta es la frase que siempre me repetía mi abuelo Faustino en la mesa. "El pan es un alimento básico, como el agua". ¡Qué razón tiene mi yayo!

Ahora, desde que desarrollé la enfermedad celiaca y comencé la dieta sin gluten (único tratamiento posible para esta patología) cada vez que voy a comer a casa de mis abuelos, mi yayo me dice: "¿En casa comes pan? Pan de ese tuyo". A lo que le respondo: Sí yayo, como pan, un pan buenísimo que hago yo. "Muy bien, pan casero, como el que se hacía en el pueblo una vez por semana, en el horno de la plaza", me dice mi abuelo satisfecho. Mi abuelo, por desgracia, supo lo que es pasar hambre.


Quería conseguir un pan con mucha fibra, contundente, de esos que alimentan. El sabor es muy bueno, de los mejores que me han salido. Pero quiero mejorarlo para que tenga una miga más esponjosa, aunque la verdad es que así me encanta.
Para mejorar la miga la próxima vez utilizaré prefermento. El prefermento o ludia es un trozo de la masa ya fermentada de un pan, que se guarda en la nevera y se usa como levadura para el próximo pan, como hacían en los pueblos y las panaderías artesanales.

Ahí va receta, pendiente de mejora...

Ingredientes:

  • 350 gr de agua
  • 300 gr harina panificable (almidón de maiz) Proceli
  • 20 gr de harina de arroz integral
  • 50 gr de harina de trigo sarraceno integral
  • 30 gr de aceite de oliva
  • 10-15 gr de levadura fresca Levital
  • Copos de trigo sarraceno
  • Pipas de girasol
  • Semillas de lino
  • Un poco de miel
  • 6 gr de sal


Proceder:

Desmigar la levadura en el agua templada y añadir la miel. Después de unos minutos añadir las harinas y el aceite. Comenzar a amasar, bien a mano, con una amasadora o con una panificadora (en la ZeroGlu programa 2), pasados un par de minutos añadir la sal. Cuando esté bien mezclado añadir las pipas, semillas y copos de trigo sarraceno (en la ZeroGlu cuando pita 4 veces). Amasar un poco más y dejar fermentar hasta que doble su volumen.

Podéis fermentar a temperatura ambiente cubriendo con un paño húmedo, en el horno (unos 40 º máximo y con un bol de agua en el fondo) o en la panificadora (simplemente dejar que continué el programa). Podéis amasar un poco para desgasificar y hacer una segunda fermentación (en la panificadora lo hace automáticamente).

Una vez bien fermentado, formamos panecillos con las manos bien mojadas. Podemos utilizar un poco de harina de arroz tanto para dar forma como para espolvorear por encima y que tengan ese toque rústico. También espolvoree unas semillas de amapola y en otros copos de trigo sarraceno.

Los colocamos en unos moldes para baguettes sobre papel de horno y dejamos que aumenten de volumen con una tercera fermentación. Precalentamos el horno a 220ºC.

Cuando los panes han crecido, los metemos en el horno que bajamos a 200ºC y al tiempo echamos en el fondo del horno un poco de agua (este es gran truco de Nuria para conseguir una corteza crujiente). Cerramos y dejamos hornear el tiempo necesario, que puede ser 30 o 40 minutos, depende del tamaño de los panes.

Una vez hechos, los sacamos y dejamos reposar sobre una rejilla. Por último, freímos unos huevos de corral, mojamos el pan y nos chupamos los dedos.

Escrito por Ricardo (Celiaco a los 30). 16/410/2014