Unos días sin gluten por Cádiz

Aprovechando un puente, nos escapamos de nuestro Madrid para bajar a un territorio para nosotros desconocido: Cádiz. Ahora que lo conozco, siempre digo: "Cádiz, qué bonito y qué bien Cádiz". Si no habéis estado nunca, de verdad que merece la pena.

Como hicieron los fenicios allá por el siglo XII a.c. llegamos hasta Cádiz guiados por nuestro propio oráculo, y nos dejamos conquistar por su gente, su pescaito, sus calles, su inmensa luminosidad, sus playas, sus atardeceres...


:: Sanlúcar de Barrameda

Taberna Cabildo fue nuestra primera parada, antes incluso de pasar por el apartamento en Caños de Meca. Los comentarios en otros blogs y las fotos de esta taberna fueron nuestro verdadero motivo para visitar Cádiz. ¡Yo quería comer ese pescaíto frito!


Esta taberna gaditana es un auténtico paraíso para los celiacos, con su pescaíto frito, su gazpacho, su salmorejo, su marisco (que ni oler porque soy alérgico) y su cervecita… una p* maravilla.

Detrás de este gran sitio está Cocina con Baru, cuyo hijo es celiaco. Se puede comer casi de todo lo que hay en la carta, con total seguridad porque conocen a la perfección la dieta sin gluten. De hecho la cocina de la taberna es sin gluten, y los platos con gluten los elaboran en otra cocina separada. Sin lugar a dudas, bien vale un viaje hasta Cádiz solo por comer en esta terracita.

Taberna Cabildo.
Plaza del Cabildo s/n.
Sanlúcar de Barrameda


En Caños de Meca básicamente lo que hicimos fue disfrutar de la playa, del sol, de las rocas... que una vez satisfecho el capricho del pescaíto es a lo que veíamos a Cádiz: a disfrutar. Aún así tuvimos tiempo de visitar otras localidades y descubrir sitios sin gluten.

:: Cádiz

Nos sorprendió esta ciudad, por desgracia yo creo que desconocida. Cargada de historia, con huellas de lo que fue y de todas las civilizaciones que pasaron por allí: fenicios, romanos, cartagineses, visigodos, bizantinos, musulmanes, vikingos, cristianos... de numerosos hitos históricos como la apertura al comercio exterior, viajes de Colón, las escaramuzas con los piratas y los ingleses, la constitución de 1812... 

Abrumados por tantas cosas nos tomamos una cervecita sin gluten en el la Plaza de Candelaria en Código de Barra. Según me han dicho también tienen opciones para comer, pero no lo pude comprobar porque la cocina abre a las nueve de la noche (tampoco me dio mucha confianza).

También visitamos Barra Sie7e en el paseo marítimo, donde cuentan con cerveza y varias tapas sin gluten identificadas en la carta. Eso sí, con unos precios un poco elevados.


:: Véjer de la Frontera

Paseamos entre sus casas blancas, callejando por los sinuosos barrios de estilo árabe protegidos por las murallas y el castillo. Y así llegamos al Asador La Brasa de Sancho.

Situado en la calle Sancho IV, 1 cuenta con un encantador patio interior y una terraza mirador desde la que contemplar el bullicio de la Plaza de España, llena de restaurantes y mucha vida.

Disponen de varios platos sin gluten como ensaladas, mejillones con varias salsas, carnes y pescados. Si bien, es necesario preguntar por el encargado para que te indique los platos aptos. No disponen de pan, postres ni cerveza.


:: Jerez de la Frontera

En la ruta de regreso paramos en Jerez, para comer en la Pizzería La Roma. Dispone de una amplia carta sin gluten con pizzas, patatas fritas con varias salsas, pasta y postres. Las pizzas estaban buenísimas y las preparan a parte cuidando que todo sea correcto.


Detrás de las bases de las pizzas sin gluten se encuentra Carmen del blog Mis Celirecetas, deciros que nos encantaron y nos dio pena no poder saludarla en persona pero tendremos oportunidad la próxima vez que bajemos a Cádiz, porque seguro que bajaremos.


Pizzería La Roma
Cruz Roja 13, Jerez de la Frontera


En la provincia de Cádiz podéis encontrar otros muchos restaurantes con opciones sin gluten, como por ejemplo Al Solito Posto en Zahara de los Atunes, que visitaremos en la siguiente escapada. Y en cualquier caso, Cádiz cuenta con magníficos restaurantes, bares, tabernas en los que disfrutar de platos sin gluten como los pescados y carnes a la brasa.

Para nosotros Cádiz ha sido un gran descubrimiento. Nos encantaron todos los sitios en los que estuvimos, nos quedamos con ganas de ver más, no queríamos despegarnos de esas playas, de ese cielo azul intenso, de esos atardeceres, de esa luminosidad que lo rodea todo, de ese ambientillo relajado.. ¡Qué nos gusta Cai!



Más información:

Escrito por Ricardo (Celiaco a los 30). Mayo de 2014

Cereales Nestlé Cornflakes Sin Gluten

Los celiacos y sensibles al gluten estamos de enhorabuena ya que a finales de octubre podremos encontrar en los supermercados los nuevos cereales Cornflakes Sin Gluten de Nestlé.

Para asegurar que sean "Sin Gluten" Nestlé selecciona las materias primas y controla la cadena de producción evitando la contaminación cruzada con trigo y otros cereales. De hecho elabora los cereales en líneas de producción independientes, dedicadas en exclusiva a este producto.

Por supuesto, estos cereales no llevan malta de cebada, pero han conseguido que la textura y sabor sea igual o mejor que otros cereales de maíz (con gluten) del mercado. Además están enriquecidos con vitamina B6, ácido fólico, riboflavina (B2), niacina y ácido pantoténico. 

En cuanto al precio, Nestlé indica que sus cereales tendrán un coste de menos de 0,20€ la ración.


En últimos años muchas marcas de referencia están analizando y etiquetando sus productos para indicar que son Sin Gluten, incluso muchas de ellas están lanzando sus propios productos en versión sin gluten. Esto implica por una lado una concienciación en las propias empresas, que nos consideren un mercado atractivo y por lo tanto inviertan en el desarrollo de productos de calidad, con gran sabor y textura, y por supuesto garantizando que sean aptos para celiacos controlando las materias primas, la producción, envasado... Sin duda, una gran noticia para todos pues nos abre a nuevas opciones, cada vez mejores, e incentiva que otras marcas también lo hagan. Todo eso se nota en el supermercado, cualquiera de nosotros observa con alegría como los logos "sin gluten" abundan en todas las estanterías del supermercado y gracias a la normativa actual con garantías.

Al igual que a muchos otros bloggeros del mundo sin gluten, Nestlé ha tenido la consideración de enviarme un paquete de sus cereales y un bol personalizado. ¡¡Muchas gracias!! #SinGlutenMorning


Escrito por Ricardo (Celiaco a los 30). 18/10/2014

Día Mundial del Pan / World Bread Day 2014


Hoy es el Día Mundial del Pan / World Bread Day y lo celebro uniéndome a la iniciativa del blog www.kochtopf.me

El blog www.kochtopf.me lleva desde el año 2006 convocando esta gran celebración, si os interesa aquí tenéis las ediciones anteriores. Si queréis participar, aquí tenéis la información.

Así mismo, este día también es un toque de atención a nuestras conciencias ya que se conmemora el día de la alimentación y por desgracia ligado a la hambruna que muchas personas padecen en el mundo.



Pan Faustino

"Come pan. siempre hay que comer con pan" Esta es la frase que siempre me repetía mi abuelo Faustino en la mesa. "El pan es un alimento básico, como el agua". ¡Qué razón tiene mi yayo!

Ahora, desde que desarrollé la enfermedad celiaca y comencé la dieta sin gluten (único tratamiento posible para esta patología) cada vez que voy a comer a casa de mis abuelos, mi yayo me dice: "¿En casa comes pan? Pan de ese tuyo". A lo que le respondo: Sí yayo, como pan, un pan buenísimo que hago yo. "Muy bien, pan casero, como el que se hacía en el pueblo una vez por semana, en el horno de la plaza", me dice mi abuelo satisfecho. Mi abuelo, por desgracia, supo lo que es pasar hambre.


Quería conseguir un pan con mucha fibra, contundente, de esos que alimentan. El sabor es muy bueno, de los mejores que me han salido. Pero quiero mejorarlo para que tenga una miga más esponjosa, aunque la verdad es que así me encanta.
Para mejorar la miga la próxima vez utilizaré prefermento. El prefermento o ludia es un trozo de la masa ya fermentada de un pan, que se guarda en la nevera y se usa como levadura para el próximo pan, como hacían en los pueblos y las panaderías artesanales.

Ahí va receta, pendiente de mejora...

Ingredientes:

  • 350 gr de agua
  • 300 gr harina panificable (almidón de maiz) Proceli
  • 20 gr de harina de arroz integral
  • 50 gr de harina de trigo sarraceno integral
  • 30 gr de aceite de oliva
  • 10-15 gr de levadura fresca Levital
  • Copos de trigo sarraceno
  • Pipas de girasol
  • Semillas de lino
  • Un poco de miel
  • 6 gr de sal


Proceder:

Desmigar la levadura en el agua templada y añadir la miel. Después de unos minutos añadir las harinas y el aceite. Comenzar a amasar, bien a mano, con una amasadora o con una panificadora (en la ZeroGlu programa 2), pasados un par de minutos añadir la sal. Cuando esté bien mezclado añadir las pipas, semillas y copos de trigo sarraceno (en la ZeroGlu cuando pita 4 veces). Amasar un poco más y dejar fermentar hasta que doble su volumen.

Podéis fermentar a temperatura ambiente cubriendo con un paño húmedo, en el horno (unos 40 º máximo y con un bol de agua en el fondo) o en la panificadora (simplemente dejar que continué el programa). Podéis amasar un poco para desgasificar y hacer una segunda fermentación (en la panificadora lo hace automáticamente).

Una vez bien fermentado, formamos panecillos con las manos bien mojadas. Podemos utilizar un poco de harina de arroz tanto para dar forma como para espolvorear por encima y que tengan ese toque rústico. También espolvoree unas semillas de amapola y en otros copos de trigo sarraceno.

Los colocamos en unos moldes para baguettes sobre papel de horno y dejamos que aumenten de volumen con una tercera fermentación. Precalentamos el horno a 220ºC.

Cuando los panes han crecido, los metemos en el horno que bajamos a 200ºC y al tiempo echamos en el fondo del horno un poco de agua (este es gran truco de Nuria para conseguir una corteza crujiente). Cerramos y dejamos hornear el tiempo necesario, que puede ser 30 o 40 minutos, depende del tamaño de los panes.

Una vez hechos, los sacamos y dejamos reposar sobre una rejilla. Por último, freímos unos huevos de corral, mojamos el pan y nos chupamos los dedos.

Escrito por Ricardo (Celiaco a los 30). 16/410/2014

Ñoquis - Gnocchis de Calabaza Sin Gluten

Hace no mucho que me reencontré con la señora calabaza y la verdad es que fue un error estar tanto tiempo separado de ella. La calabaza te sirve para hacer purés, cremas, a la plancha, asada, bizcochos, cabello de ángel... e incluso: Gnocchis.

Os dejo la recetita fácil, barata y práctica, porque haces el doble de cantidad para congelar. Cuando quieras usarlo simplemente un hervor y listo.

Ingredientes:

Para cuatro raciones:
  • 300 gr. de calabaza
  • 350 gr. de harina sin gluten (yo Farina de Schär que me gusta como queda).
  • 2 claras de huevo (a poder ser camperos que la pobre gallina tiene derecho a moverse)


Elaboración:

Pelar y trocear la calabaza. Meter los trozos en una bolsa de asar apta para el microondas, cerrar y dejar una pequeña abertura para que no se rompa. Asar la calabaza varios minutos, depende del grosor de trozo y de sus dureza, pero la asáis 5 minutos, volteáis y comprobáis si está asada, luego otros 5 minutos... Me gusta asarla en microondas porque queda muy blandita, es rápido y limpio. También podéis hacerlo en el horno o cocerla.
Una vez asada, la trituráis con el tenedor o la batidora y le añadís un poco de sal. Separáis dos claras de huevo y se las agregáis. Por último, añadimos poco a poco la harina y mezclamos bien con una cuchara y después con la mano unos minutos hasta que la masa quede homogénea. Tapamos con un trapito y dejamos reposar cinco minutos.


Espolvoreamos un poco de harina en la mesa, y con un trozo de masa hacemos un churrito, lo cortamos en trozos (de un par de centímetros, que al cocerlos crecen un poco). O bien, cogemos pellizcos de la masa y con la mano hacemos las bolitas o ñoquis.

Los que vayamos a consumir, las cocemos en abundante agua hirviendo con sal hasta que floten y dejamos cocer un par de minutos más.

Los que vayamos a conservar los ponemos en una bandeja separados unos de otros y al congelador. Una vez congelados los podemos pasar a un bolsita para que no ocupen. cuando los queramos consumir los echamos en agua hirviendo y listo.

Escurridlos con cuidado y acompañadlos con la salsa que más os guste: carbonara, pesto, boloñesa, tomate, salteados con aceite y perejil, nata, champiñones...


Nota: si te gusta la receta.... ponte a ello, compra una calabaza y disfruta que es fácil. O imprímela y sutilmente déjala en la cocina al lado de la calabaza ;)


Escrito por Ricardo (Celiaco a los 30). 11/07/2014

Bar El Taller. Un bar auténtico, sin gluten en Madrid

Uno de los primeros bares-restaurantes de los que oí hablar que tenían opciones sin gluten fue El Taller y aunque parezca mentira han tenido que pasar unos 3 años para que lo visitara. Y la única palabra que se ocurre decir es: Ricardo (yo), eres tonto de remate.

Bar El Taller
Calle de la Virgen del Val, 56
914 04 30 54
www.bareltaller.es

Metro: Barrio Concepción (L7)
Bus: 21 (Pintor Rosales, Alcalá), 48 (M. Becerra), 146 (Callao)


Inexplicable por mi parte es que hasta ahora no sea cliente habitual de un bar donde se puede comer un menú diario económico, disfrutar de hamburguesas, bocadillos, huevos rotos... donde se puede tomar una cervecita con unos montaditos, con tostas o con raciones de croquetas, calamares, oreja, jamón, ensaladilla rusa, empanadillas, alitas... y terminar con un tiramisú, brownie, tarta tres chocolates... y por supuesto TODO SIN GLUTEN.

Como me dijo Mónica, su propietaria, "no es necesario que te comas todo el primer día, puedes venir todas las veces que quieras". Debe ser que me vió los ojos fuera de las órbitas mirando la carta y salivando como un perro ante un auténtico festín. A lo que seguro está acostumbrada.


Me gustó la comida, la amplia carta sin gluten, pero me gusto más todavía la atención y simpatía de Mónica. No nos conocíamos de nada, pero su cercanía y simpatía hacen que te sientas como en casa.

Le pregunté el motivo por el que ofrece comida sin gluten, y esperaba oír que alguien de su familia es celiaca, pero no. Mónica comenzó a cocinar sin gluten en su bar para poder tapear con su amiga a la que hacía poco habían diagnosticado de celiaquía.

Así que se pusieron manos a la obra para solucionarlo, se informaron y formaron en cuanto a los ingredientes, contaminación cruzada, experimentando con la cocina sin gluten, organizando la cocina, formando a los camareros... es decir, que hicieron las cosas como se deben hacer para tener platos sin gluten seguros y ricos.

Me parece un motivo precioso que hizo feliz a su amiga, y de paso a todos los celiacos que nos acercamos a su bar. ¡Gracias!





Por cierto, los martes tienen cocido, los jueves paella y preparan comida para llevar, reuniones y celebraciones.

Valoración Celiaco a los 30:
5 espigas, 5 espigazas!



Escrito por Ricardo (Celiaco a los 30). 26/07/2014