Tipos de Enfermedad Celiaca

Una de cada 100 personas es celiaca, pero el 75% de los celiacos no saben que lo son, no están diagnosticados. ¿Por qué hay tantos celiacos que no están diagnosticados? 

La enfermedad celiaca no se manifiesta de la misma manera en todas las personas, no existe una forma típica. Es un error pensar que la enfermedad celiaca sólo afecta a los niños o que siempre produce diarrea. 

La enfermedad celiaca se manifiesta con variados y diferentes síntomas en cada persona, pero además la Enfermedad Celiaca también puede manifestarse de otras formas, incluso sin síntomas.


Tipos de Enfermedad Celiaca: 

  • Enfermedad Celiaca Sintomática o Típica: es cuando el paciente presenta síntomas asociados a la enfermedad, aunque los síntomas son muy variados y no todos los celiacos presentan los mismos. Además, el paciente tiene una base genética compatible con la enfermedad, los marcadores serológicos son positivos (en celiacos adultos muchas veces son negativos) y antes de la dieta sin gluten tienen la mucosa del intestino delgado alternada. 
  • Enfermedad Celiaca Subclínica, Silenciosa o Silente: el paciente celiaco no presenta los síntomas, pero sí el resto de pruebas (genética, serología y biopsia), es decir, no tiene síntomas pero su mucosa intestinal está alterada. 
  • Enfermedad Celiaca Latente: el paciente consume gluten, no tiene síntomas y su mucosa intestinal es normal. Pero en un futuro presentará lesión intestinal, bien sin síntomas (silente) o con síntomas (clínica). 
  • Enfermedad Celiaca Potencial: el paciente tiene una mucosa intestinal normal, sin alteración, pero es genéticamente positivo. La serología puede ser negativa y presenta un alto número de linfocitos intraepiteliales. Este tipo evolucionará hacia una enfermedad celiaca activa (con lesión intestinal) o como enfermedad celiaca latente. 
Todavía no se conocen todos los factores que determinan que la enfermedad celiaca pase de potencial o latente a presentar síntomas. Los estudios indican que puede deberse a: un incremento en la ingesta de gluten, después de una operación quirúrgica o una enfermedad que debilite las defensas del organismo, una infección vírica, un periodo de estrés…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Muchas gracias por tu comentario!
Los comentarios son revisados antes de su publicación para evitar spam y poder responder a vuestras preguntas. No te preocupes que leo todos.